<We_can_help/>

What are you looking for?

>Edición 2023 >Entrevista a Sara Lenzi, diseñadora de sonido

Entrevista a Sara Lenzi, diseñadora de sonido

“El sonido es el primer estímulo que recibimos del exterior cuando aún estamos en el útero”

Por Isabel Díez, colaboradora de BasqueDokFestival 2023

Vinculada a la música contemporánea y al arte sonoro desde principios de la década de los 2000, la diseñadora de sonido Sara Lenzi no ha dejado de experimentar en este campo con la intención de “llevar al público los matices y la naturaleza oculta de la materia sonora”. Con la llegada de las herramientas de Inteligencia Artificial (IA) Lenzi explica la dificultad que entraña su aplicación en el campo sonoro, especialmente por la falta de recursos existente, y cómo su principal interés es el de “traducir a los humanos como piensan las inteligencias no humanas” a través de un nuevo lenguaje.

¿Había visitado nuestra ciudad con anterioridad?

Sí, en 2022 tuve el placer de presidir la conferencia bienal de la Design Research Society, la organización internacional más antigua y prestigiosa en el campo de la investigación en diseño, que tuvo lugar en Bilbao durante diez días. Me impresionó mucho la belleza de la ciudad y sus alrededores y la profesionalidad y calidez de la gente. De hecho, tuve una sensación tan maravillosa que apenas hace unos días me mudé oficialmente a Bilbao para empezar mi nuevo trabajo como investigadora Ikerbasque en la Universidad de Deusto.

Define su actividad principal como el diseño de experiencias de usuario a través del sonido investigando cómo traducir conocimientos de inteligencia artificial en información relevante para las personas. ¿Cómo se trabaja el sonido con herramientas de IA?

En comparación con el mundo de las imágenes, la IA para la creación de sonido se ha quedado un poco atrasada. El problema es doble: por un lado, nos falta una masa crítica de datos que podamos utilizar para entrenar una IA en identificar y clasificar sonidos, lo que supone el primer paso para crear de forma autónoma nuevos sonidos. Hay toneladas de imágenes en la web que podemos usar para entrenar la IA visual pero no hay muchas bases de datos de sonidos a las que se pueda acceder fácilmente. Esto tiene que ver con muchas cosas; la privacidad, la tecnología y, obviamente, el predominio de la cultura visual. Por otro lado, es muy difícil describir sonidos usando el lenguaje, de forma que podamos pedir a una aplicación de inteligencia artificial que nos cree un sonido en concreto. ¿Cómo puedes describir un paisaje sonoro de manera que una máquina pueda entender lo que quieres en detalle? Lo que hago yo es, por un lado, trabajar en el desarrollo de algoritmos que puedan identificar y clasificar sonidos automáticamente, específicamente en ambientes interiores, que es el primer paso para entrenar una aplicación de Machine Learning. Pero mi principal interés es utilizar el sonido para “traducir” a los humanos cómo piensa la IA, y al revés. Si queremos establecer una relación real con las inteligencias no humanas, necesitamos un nuevo lenguaje, y creo que hay mucha información que podemos obtener a partir del sonido y a través de él.

¿Qué aplicaciones tiene?

En concreto, yo trabajo en el desarrollo de sistemas de monitorizaje en tiempo real  para redes complejas como infraestructuras hídricas o eléctricas, y en el contexto de cuidado intensivo hospitalario, donde el sonido se utiliza como medio de representación y comunicación de datos entre humanos e IA.

Del mismo modo que la imagen nos transmite ideas  y emociones, el sonido nos lleva a diferentes estadios de percepción. Usted ha trabajado el sonido con enfoque artístico a través de sus residencias de arte. Cuéntenos acerca de ello.

El sonido es el primer estímulo sensorial que recibimos del mundo exterior cuando aún estamos en el útero. Esta relación visceral con los sonidos a los que estamos expuestos y que nosotros mismos producimos, permanece e impregna nuestra vida cotidiana. A través del sonido recibimos y decodificamos información del mundo que nos rodea. Por ejemplo, cuando nos alertan un coche que se acerca a toda velocidad o un trueno. La voz humana es uno de los sonidos con mayor carga psicológica que experimentamos y la música es una experiencia extremadamente intensa que tiene la capacidad de permanecer en nuestra memoria y traernos de vuelta las emociones más fuertes, incluso después de décadas. En mi trabajo, intento hacer explícitas estas relaciones utilizando principalmente sonidos concretos que grabo y manipulo yo misma, llevando al público los matices y la naturaleza oculta de la materia sonora.