<We_can_help/>

What are you looking for?

>Edición 2018 >La mirada hambrienta de la extraordinaria Susan Meiselas

La mirada hambrienta de la extraordinaria Susan Meiselas

La mirada hambrienta de la extraordinaria Susan Meiselas

Por Verónica Martín
Colaboradora de Cultura Inquieta para BasqueDokFestival

Susan Meiselas lleva cuatro décadas fotografiando el mundo. Lo hace para responder a las preguntas que le vienen a la mente ante las diferentes escenas desde la máxima de “estar presente pero ser casi invisible”.

“Para mí, una cámara es un medio para salir y descubrir el mundo. Esa es la base. No es que me interesara la fotografía documental como género; me sentí más atraída por la pregunta fundamental sobre lo que está sucediendo en el mundo, y pensé en la fotografía como un medio a través del cual podía explorarla y comprenderla mejor ” – Susan Meiselas

Nacida en Baltimore en 1948, la curiosidad por la fotografía le llegó después de que su padre le regalara su cámara del ejército. De ahí, a convertirse en una de las figuras claves del fotoperiodismo que ha recibido premios tan importantes como la Medalla de oro Robert Capa (1979) o el Premio Leica a la excelencia (1982) entre otros.
Susan Meiselas saltó a la fama a través de “Carnival Strippers”. Fue su primer gran ensayo fotógrafico; en él, la fotógrafa reflejaba la vida de las mujeres que se ganaban el sustento haciendo striptease en las ferias de los pequeños carnavales que se celebraban por la región de Nueva Inglaterra.

Susan Meiselas estará los días 3 y 4 de junio en Basquedokfestival, el festival internacional de fotografía documental que Cultura Inquieta coorganiza del 1 al 4 de junio en Bilbao.


Durante tres veranos consecutivos (entre 1972 y 1975) y, mientras enseñaba fotografía en una escuela pública de Nueva York, Susan asistió a los shows de los pequeños pueblos fotografiando no sólo las actuaciones de estas chicas, sino también parte de sus vidas privadas y todo lo que las rodeaba: compañeros bailarines, novios, clientes… Este trabajo le dio acceso a pasar a formar parte de la prestigiosa agencia de fotografía Magnum.

El reconocimiento internacional le llegó de la mano de “Nicaragua”. Su cobertura de este conflicto en América Central en los años setenta y ochenta, acabó por convertirla en una celebridad en el género de la foto documental.
La propia Susan aclara que no fue a Nicaragua cuando estaba en guerra, sino que lo documentó en sus comienzos y pasados los años volvió para buscar a los protagonistas de sus fotos para saber que había sido de ellos.

Meiselas siempre se ha mantenido fiel al sentimiento de la necesidad de devolver, de una u otra manera, las imágenes a los lugares y personas que fotografía. Regalar algo a cambio de lo que recibe, eso es lo que siente Meiselas que los fotógrafos pueden hacer de especial.
Así lo hizo con su serie “Porches”, cuando al volver a Nueva York envió impresiones de las fotografías que había tomado en forma de tarjetas postales a los protagonistas de sus fotos. Y por este mismo motivo, a menudo ha utilizado en sus proyectos una cámara Polaroid, principalmente porque así podía regalar las fotos de inmediato.


Como inquietos, al ver el trabajo de esta gran fotógrafa documentalista, hay una pregunta que enseguida empieza a rondar nuestra cabeza: ¿Cómo consigue estas interesantes imágenes en la que los sujetos se muestran relajados y se respeta la no intromisión?.

Meiselas parte de la base de no asumir que tiene el derecho de hacer imágenes. Apuesta por “no presionar a través de los sentimientos para obtener algo que desea. Esperar hasta que la comunidad que vamos a fotografiar se sienta bien y nosotros nos sintamos bienvenidos. Para ello, alguien del colectivo tiene que sentir que nuestra presencia tiene algún valor, algo con lo que podamos contribuir, encontrar ese momento de apertura a través de alguien que generalmente se siente más cómodo a su alrededor que otras personas.

Esta apertura lleva tiempo. Hay un momento en la conversación donde dices algo, te paras de una manera particular, miras de una manera particular, y tu sinceridad se siente en lugar de asumirse” explica Susan en una entrevista a lensculture. Si no se diera el caso, aconseja cambiar de grupo o ser paciente y esperar hasta que se dé el sentimiento.


En todos sus trabajos, Meiselas establece una relación con aquello que está fotografiando. Su cámara se lo permite y es muy consciente de ello “me hace llegar a lugares a los que de otro modo no hubiera ido y me ayuda a crear compromisos profundos”. Y es que una cámara puede ser una herramienta muy potente para conocer el mundo y, sobre todo, para ser parte y observador de las historias de las personas que nos encontramos.

Esperamos ansiosos y con ilusión que llegue el 3 de junio. Esa fecha, la fotógrafa ofrecerá una conferencia en BasquedokFestival, el Festival de Fotografía Documental que Cultura Inquieta coorganiza en la maravillosa ciudad de Bilbao. Pero además, al día siguiente, el 4 de junio, Susan Meiselas estará revisando portfolios y podremos recibir su asesoramiento personalizado sobre cómo mejorar y comercializar nuestro trabajo. Una oportunidad única, que nosotros, no nos pensamos perder. ¿Nos vemos en Bilbao, o qué?

Susan Meiselas: Website

BasqueDokFestival: Website | Facebook | Instagram

Del 1 al 4 de junio en Bilbao